Web del Observatorio del Paisaje

INSTRUMENTOS: CATÁLOGOS DE PAISAJE

Fachada litoral

Acantilados, calas escondidas, playas, dunas, marismas, humedales, deltas, pinares, caminos de ronda, puertos, barrios marineros, faros, casas de pescadores, astilleros ... son sólo algunos de los elementos que convierten las fachadas litorales en un paisaje con valores naturales, culturales y arquitectónicos.

La llegada del turismo de masas transformó sustancialmente la fachada litoral. La mayoría de los núcleos históricos vieron la proliferación de nuevas edificaciones que configuraron un perfil urbano más denso y en altura, y la llegada de urbanizaciones dispersas, desligadas de los núcleos urbanos históricos. De este modo, la fisonomía original de muchas ciudades y pueblos marineros, y por tanto los perfiles de las fachadas marítimas, se ha ido alterando progresivamente. El uso intensivo de las playas ha dañado, también, la calidad de los cordones dunares en muchos tramos, que ha llegado a desaparecer por completo en determinados puntos.

Los catálogos de paisaje de Cataluña han definido herramientas y medidas que pueden servir de base a los entes locales a la hora de perseguir los siguientes objetivos en relación con las fachadas litorales:

  • Preservar y potenciar el carácter de las fachadas litorales y sus hitos
  • Conservar y mejorar la calidad de los paisajes naturales presentes en las fachadas litorales
  • Favorecer la accesibilidad y el disfrute de los paisajes litorales

Preservar y potenciar el carácter de las fachadas litorales y sus hitos

Algunas herramientas y medidas que pueden aplicar los municipios son:

  • Mantener la tipología y las pautas compositivas de las fachadas marítimas formadas por asentamientos históricos.
  • Elaborar guías con criterios paisajísticos para la construcción y / o remodelación de paseos marítimos, así como de las urbanizaciones de la franja litoral no insertadas dentro de la trama urbana (volúmenes, tipologías de edificación, materiales y colores).
  • Recuperar la coherencia formal de las fachadas litorales cuando la hayan perdido debido a la volumetría de los edificios o de la baja calidad de la arquitectura.
  • Definir criterios de edificación adaptados a cada tramo de la costa, y del conjunto del núcleo litoral, priorizando la integración de los elementos arquitectónicos relevantes en el contexto urbano y el paisaje marítimo que los rodea (especificidades geomorfológicas, de edificación del lugar, etc.).
  • Evitar la proliferación de nuevos continuos edificados y facilitar la transición entre el espacio urbano y marítimo.
  • Mantener la estructura del paisaje urbano configurado por arroyos en los núcleos litorales.
  • Mantener y revalorizar los elementos arquitectónicos singulares (faros, torres de defensa, barrios marineros, astilleros, lonjas, almacenes portuarios, casas de pescadores, etc.), y otros elementos locales de referencia histórica de la fachada marítima.
  • Recuperar, potenciar y preservar las grandes panorámicas abiertas al mar, y fomentar el contacto ciudadano con las zonas de agua.
  • Favorecer la integración de los paseos marítimos incrementando la posibilidad de reducir los tramos duros e incorporar los paisajes dunares y de vegetación autóctona.
  • Integrar los puertos en el paisaje urbano y mejorar las relaciones entre el puerto el núcleo urbano y la población en la gestión de estas instalaciones.
  • Regular unitariamente las edificaciones dispersas de la fachada marítima tales como restaurantes, bares, edificaciones de apoyo a los servicios de ocio o equipamientos públicos.
  • Favorecer la integración de los nuevos tramos del litoral urbanizados a través de la renaturalización y la protección de las especies autóctonas.
  • Llevar a cabo actuaciones de mejora de los entornos naturales costeros evitando la instalación de elementos o actividades impropias del lugar.
  • Eliminar gradualmente rótulos publicitarios y soportes obsoletos, así como la rotulación comercial, en todo el espacio conformado por la fachada marítima.

Conservar y mejorar la calidad de los paisajes naturales presentes en las fachadas litorales

Algunas herramientas y medidas que pueden aplicar los municipios son:

  • Estudiar la posibilidad de revertir hacia suelo no urbanizable todos aquellos espacios litorales que, a pesar de haber sido clasificados como suelo urbano o urbanizable, no se han consolidado.
  • Utilizar herramientas de planeamiento (como los planes especiales urbanísticos) para garantizar la preservación integral de los sistemas dunares, bosques litorales, sistemas de humedales, acantilados y calas por su elevado valor ecológico.
  • Limitar la presencia de elementos con un alto impacto visual (antenas, publicidad, nuevas construcciones aisladas) en las playas, acantilados, calas, pinares y otros entornos naturales del litoral.
  • Proteger los paisajes dunares de la urbanización y del paso de infraestructuras y promover una gestión adecuada para preservarlos.
  • Conservar y promover la creación de espacios dunares testimoniales, como reductos del hábitat preexistente en las playas, y con una vocación explicativa del paisaje originario del lugar.
  • Promocionar iniciativas de custodia del territorio y de gestión de espacios litorales con presencia de dunas, pinares litorales, humedales, etc., con la participación de asociaciones sin ánimo de lucro, población y agentes locales.
  • Utilizar el potencial didáctico y pedagógico de los espacios de interés paisajístico para concienciar a la población de su carácter singular, valor ecológico y fragilidad.
  • Elaborar guías para el conocimiento y el descubrimiento de los espacios y tramos de interés paisajístico vinculándolos con otros espacios e itinerarios paisajísticos de la población.

Favorecer la accesibilidad y el disfrute de los paisajes litorales

Algunas herramientas y medidas que pueden aplicar los municipios son:

  • Facilitar y garantizar la accesibilidad a las playas y los caminos de ronda de todo el litoral para favorecer la observación y disfrute del paisaje.
  • Utilizar los instrumentos de planeamiento (como los planes especiales) para regular los accesos y el uso del dominio público, fijando los pasos y limitando las zonas de pisada y tránsito, con el fin de proteger los paisajes más frágiles y delicados de esta área.
  • Acondicionar zonas de paso elevadas y segregadas, añadiendo señalizaciones que respeten e informen sobre las restricciones de paso, y garantizando el acceso a personas de movilidad reducida.
  • Consolidar la red de itinerarios y miradores para la contemplación y disfrute de los paisajes litorales, tomando como base caminos de ronda y otros itinerarios de descubrimiento del paisaje urbano y patrimonial.
  • Promover el recorrido continuo a lo largo de toda la fachada marítima enlazando los tramos de caminos de ronda existentes utilizando una señalización adecuada.
  • Promover la identificación y restauración paisajística de los tramos de caminos de ronda que lo requieran, fomentando la revegetación con especies representativas de los ecosistemas litorales.
  • Promover estrategias especiales de ordenación del paisaje de los puertos metropolitanos para mejorar las relaciones entre el puerto, el núcleo urbano y la población en la gestión de estas instalaciones.

 

© 2018 Observatorio del Paisaje de Cataluña | Hospici, 8 - 17800 OLOT - Tel: +34 972 27 35 64 - observatori@catpaisatge.net