Dossier: Paisatges sonors - Observatori del Paisatge

Información
en la prensa

20 d'octubre de 2014

Rediseñar la fábrica del futuro

El arquitecto Enric Ruiz-Geli reforma la fundición AMPO para transformarla en una moderna compañía con instalaciones sostenibles y de tecnología punta.

VANESSA GRAELL

El Mundo [Crónica]

Foto
Foto
Foto

(1) El edificio histórico de AMPO se ha transformado en la Casa de la Creatividad, con un invernadero en el tejado JORDI ALCALÁ (2) El arquitecto Enric Ruiz-Geli y el presidente de AMPO, Jon Agirre, en el invernadero. (3) Un puente de fibra de vidrio

Un Industry Valley en vez de Sillicon Valley. Entre las verdes montañas del valle del Goierri se extienden varias fábricas. Y el arquitecto Enric Ruiz-Geli ha diseñado un complejo master plan para reconvertir una de esas industrias, la fundición AMPO, empresa líder en el comercio de válvulas, en una compañía del siglo XXI. "Los arquitectos nos hemos alejado del mundo industrial. ¡Pero las fábricas también son arquitectura! Deben tener luz natural, confort... De joven, Norman Foster hizo algunos de los proyectos más interesantes de su carrera en fábricas, como la Reliance, que diseñó junto a Richard Rogers", reivindica Enric Ruiz-Geli, autor de la nueva Bulli Foundation de Ferran Adrià, del acuario de Nueva York y del aclamado edificio Mediatic de Barcelona, hipertecnológico y sostenible.

AMPO es una cooperativa vasca nacida en 1964 que ha tenido un crecimiento exponencial: en algo más de 10 años ha pasado de facturar 20 millones a 170. Exporta el 90% de su producción a Japón, los Emiratos Árabes, Rusia, Brasil y países europeos. Y aunque dispone de una planta en la India, AMPO sigue decididamente enraizada en Euskadi. "Tenemos un fuerte compromiso con el medio ambiente y estamos desarrollando toda una filosofía energética. No podemos contaminar las tierras, porque avanzamos en un sentido y retrocedemos en otro", asegura Jon Agirre, presidente de AMPO (lejos del traje y corbata, luce vaqueros, camiseta azul y más bien tiene look de surfista).

La filosofía de la cooperativa resulta muy californiana: el trabajo se organiza en horizontal, por equipos y objetivos. Y sus innovaciones tecnológicas y de organización del trabajo ahora se plasman en arquitectura: en lo que era una fábrica tradicional, modelo siglo XX, ahora hay una Casa de la Creatividad, espacios verdes, un museo, instalaciones que aprovechan la geotermia, energía fotovoltaica, molinos que producen electricidad, bicicletas, un jardín en vertical que cubre un anodino muro de hormigón, un puente de fibra de vidrio...

"¿La fábrica es urbana o es naturaleza?", se pregunta Ruiz-Geli señalando el valle en el que se integra la fundición. "Hay que involucrarla en la naturaleza, por eso vamos a reforestar esa área de la montaña", añade el arquitecto, que ya ha pintado la planta industrial en diferentes tonalidades de verde (cada línea de color se corresponde a las 18 especies de árboles que la rodean) como proyecto cromático de integración en el paisaje.

Con el master plan de AMPO Ruiz-Geli quiere implantar la idea del retrofiting en la industria: incrementar la eficiencia de la planta, reducir sus emisiones y renovarse tecnológicamente. Un modelo que el economista Jeremy Rifkin (autor del canónico La economía del hidrógeno) está estudiando a escala global. Rifkin, que también ha participado en el diseño del master plan para AMPO, impartió una atípica conferencia con Ruiz-Geli en la iglesia de Idiazábal para explicar el proyecto. "Hay que apostar por una reindustrialización. Si la arquitectura entra en la industria podemos desarrollar nuevos modelos tecnológicos y de eficiencia, establecer una relación con la naturaleza", afirma Ruiz-Geli, que ha llevado la naturaleza al tejado del edificio histórico de AMPO, con un invernadero de ETFE (un tipo de plástico hiperrestistente, un material de nueva generación que ya se usó en las piscinas de los Juegos Olímpicos de Pequín y que es la seña de identidad del edificio Mediatic de Barcelona).

Más allá de la reconversión energética, el principal símbolo de AMPO es la Casa de la Creatividad, el edificio histórico de la empresa -catalogado como patrimonio- que ha sido reformado para transformarse en un insólito espacio creativo, que incluye una gran cocina (Arzak ha prestado su chaqueta blanca y alguna mesa) y un museo que repasa la historia de la empresa, su filosofía y la evolución de sus productos. La arquitecta Olga Subirós, especializada en museografía (actualmente se puede ver en el CCCBsu innovadora exposición Big Bang Data), firma el diseño del museo de AMPO, que se integra en la Casa de la Creatividad. "Queremos potenciar la creatividad en la fábrica, que todos los trabajadores pasen el 2% de su tiempo aquí, un espacio en el que puedan tener ideas y desarrollarlas. Porque no somos sólo manos: nadie mejor que los propios trabajadores para tener nuevas ideas sobre el futuro de la fábrica", explica Jon Agirre, que está desarrollando la industria del futuro.

 

© 2017 Observatori del Paisatge de Catalunya / Hospici, 8 - 17800 OLOT - Tel: +34 972 27 35 64 · observatori@catpaisatge.net